FAQs

Fundada en 1540 por Ignacio de Loyola, y comúnmente llamada los jesuitas, la Compañía de Jesús es una orden religiosa masculina de sacerdotes y hermanos de la Iglesia católica. Hay más de 15.000 sacerdotes, hermanos y seminaristas jesuitas en todo el mundo que sirven en más de 100 naciones en seis continentes.

Mucha gente usa la palabra vocación (del latín vocare; “llamada”) en referencia al llamado divino a convertirse en sacerdote, hermana o hermano. Sin embargo, la comprensión católica de la vocación es mucho más amplia: cada persona bautizada tiene una vocación, un llamado a amar y servir a Dios. Cómo eliges vivir esa vocación es lo que cada persona debe discernir.

Un hombre llamado a ser jesuita debe estar motivado por un amor profundo y personal a Jesucristo y un "deseo de imitar de alguna manera a nuestro Creador y Señor Jesucristo... ya que él es el camino que conduce a la vida" (San Ignacio de Loyola). Una característica primordial de la espiritualidad jesuita es buscar ser un "contemplativo en la acción", combinando el servicio de la fe con la promoción de la justicia, siguiendo el ejemplo de su fundador, Ignacio, quien se esforzó por "encontrar a Dios en todas las cosas". Los jesuitas se consideran enviados en misión con Jesús como compañeros consagrados al servicio bajo los votos de pobreza, castidad y obediencia.

Sí, existen varios requisitos. Los más básicos incluyen ser un hombre católico soltero de entre 18 y 45 años*. En los EE. UU. y Canadá debes ser ciudadano o tener el estatus de residencia permanente. Otros requisitos y calificaciones normalmente se discuten durante el proceso de discernimiento.

(*El requisito de edad máxima varía según la provincia jesuita.)

Sí, pero normalmente un candidato debe esperar tres años después de convertirse en católico antes de poder comenzar el noviciado. Un converso reciente puede comenzar el proceso de discernimiento durante ese período de espera.

Los jesuitas no tienen un hábito oficial. Las Constituciones de la Compañía dan las siguientes instrucciones: "La vestimenta también debe tener tres características: la primera, que debe ser adecuada; la segunda, que esté acorde al uso del país de residencia; y la tercera, que no contradiga la pobreza que profesamos" (Const. 577).

No. Los jesuitas rezan el Oficio Divino en privado y observan un ritmo de oración personal, que incluye el Examen Ignaciano, la contemplación y la meditación, y la celebración / asistencia diaria a la misa en comunidad.

Saint Ignatius believed that Jesuits were to be men on mission, “contemplatives in action.” As missionaries “in the world” then, Jesuits devote themselves more to the Church’s pastoral needs in place of an obligation to the praying of the Liturgy of the Hours in common.

Todos los sacerdotes católicos son ordenados mediante el Sacramento del Orden Sagrado. Sin embargo, un hombre puede optar por ser sacerdote diocesano (a veces llamado sacerdote "secular") o sacerdote religioso.

Si elige ser un sacerdote diocesano, ingresa al sistema de seminarios diocesanos por lo general de cinco a seis años de estudios de filosofía y teología, así como de desarrollo personal y pastoral. Una vez ordenado, normalmente sirve dentro de su propia diócesis (un territorio geográfico designado por la Iglesia). Es designado para su ministerio, la mayoría de las veces en trabajo parroquial, por el obispo de esa diócesis. Un sacerdote diocesano hace una promesa de celibato y obediencia y rinde cuentas a su obispo.

Un sacerdote jesuita, en cambio, es un sacerdote religiosoes decir, miembro de una orden religiosa. Se une a una de las casi 90 provincias (regiones geográficas) de la Compañía de Jesús en todo el mundo, donde ingresa a un largo y arduo programa de formación de 11 a 12 años que incluye desarrollo personal, pastoral, espiritual y académico. (Visita http://www.beajesuit.org/forming-home para obtener más información sobre la formación de los jesuitas). Una vez ordenado, un sacerdote jesuita está disponible para su primera misión, que le es asignada por el superior provincial a quien rinde cuentas.

No todos los jesuitas son sacerdotes. Algunos son hermanos y muchos son escolásticos y novicios (hombres en varios niveles de formación). Sin embargo, la gran mayoría de los jesuitas son sacerdotes ordenados.

Los jesuitas trabajan en una amplia variedad de roles, sirviendo en parroquias, instituciones educativas, casas de retiro y varios ministerios sociales. Los ministerios jesuitas se extienden por un mundo de necesidades humanas. Muchos conocen a los jesuitas a través de nuestro trabajo en la educación (escuelas, colegios, universidades, seminarios, facultades de teología), la investigación intelectual y la renovación espiritual. Los jesuitas continúan la tradición de ofrecer retiros basados en los Ejercicios Espirituales e San Ignacio. Los jesuitas también sirven como misioneros extranjeros - la Compañía es la orden misionera más grande de la Iglesia - así como ministros de retiro, capellanes, científicos, defensores de la justicia social, enfermeros, médicos, abogados e investigadores. Los jesuitas también participan en la evangelización directa de los pobres, el diálogo interreligioso y otros ministerios “fronterizos”. Cualquiera que sea la misión está inspirada en el lema Ad Maiorem Dei Gloriam ("Para la mayor gloria de Dios"), a menudo abreviado como AMDG.

El Orden Sagrado es un sacramento en el que un sacerdote es llamado desde una comunidad y ordenado por un obispo. Los miembros de las comunidades religiosas hacen votos públicamente en presencia de sus superiores. Tanto la ordenación como la profesión de votos son compromisos perpetuos.

Un hermano jesuita hace los mismos votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia. La vida de un hermano gira en torno a la oración, la convivencia y el ministerio dentro de la Iglesia y la Compañía. Un hermano no está ordenado al sacerdocio y, por lo tanto, no realiza los deberes sacramentales de un sacerdote. Los hermanos jesuitas merecen el mismo respeto y lugar en la comunidad.

Para los jesuitas, los votos tradicionales de pobreza, castidad y obediencia fomentan una mayor disponibilidad para la obra del Reino de Dios en la Iglesia.

El voto de obediencia es la piedra de toque de la vida jesuita. San Ignacio quería que sus compañeros estuvieran preparados en todo momento para responder a las mayores necesidades de la Iglesia. Los jesuitas buscan seguir la voluntad de Dios tal como se revela en la misión encomendada a cada jesuita por su superior religioso en la Compañía de Jesús.

Por el voto de castidad, un jesuita consagra su vida por completo al Señor, prometiendo vivirla en un estado de castidad célibe como un testimonio vivo del Reino de Dios y un recordatorio profético de que somos creados finalmente para la vida futura con Dios. Por este voto, el hermano o sacerdote jesuita está disponible para amar y servir a todas las personas, sin apegarse a una persona ni a una familia.

Por el voto de pobreza, un jesuita renuncia a la propiedad personal de las posesiones materiales, busca una mayor solidaridad con los pobres y comparte todos los bienes en común a imitación de los primeros discípulos de Jesús. El voto de pobreza llama al jesuita a vivir con sencillez, sin apegos, para estar plenamente disponible para servir al Evangelio y dar testimonio de Dios como el único Señor de nuestras vidas. 

Los jesuitas profesos solemnes hacen un cuarto voto especial de obediencia al Santo Padre en materia de misiones, comprometiéndose a ir a donde sean designados. Los jesuitas profesos abrazan esta obediencia como una gracia distintiva conferida por el Señor a la Compañía a través de su fundador para que los jesuitas estén más unidos a la voluntad salvífica de Dios.

Durante la década de 1530, San Ignacio de Loyola comenzó a escribir sobre las emociones que se apoderaron de él - sentimientos de gratitud y angustia, consuelo y tristeza - al encontrarse con las Escrituras. Esas meditaciones finalmente se convirtieron en los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, publicados por primera vez en 1548.

Los Ejercicios Espirituales son una recopilación de meditaciones, oraciones y otras prácticas contemplativas. No es como otros clásicos de la espiritualidad occidental que normalmente se leen de principio a fin. Es más como un manual, especialmente para uso de directores espirituales que acompañan y guían a las personas a través de este dinámico proceso de reflexión.

El objetivo es ayudar a las personas a desarrollar su atención, su apertura y su capacidad de respuesta a Dios. En otras palabras, los Exercises encarnan los temas característicos de la espiritualidad ignaciana. Están organizados en cuatro secciones o "semanas". Estos son pasos en el camino de la libertad espiritual y la colaboración con la actividad de Dios en el mundo.

La Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos (JCCU, por sus siglas en inglés) comprende seis provincias, que representan a la totalidad de estos dos países: cinco provincias en los Estados Unidos (Oeste, Medio Oeste, Centro y Sur, Este) y una en Canadá. Además, la JCCU representa a los jesuitas de Belice, Fiji, Micronesia y Haití.

El superior provincial de cada provincia (o región) nombra un director vocacional jesuita (o asistente provincial para las vocaciones) para promover la membresía, ayudar a otros a discernir su vocación y supervisar la Oficina Vocacional y su equipo. El director vocacional acompaña, evalúa y entrevista formalmente a cada candidato de la provincia para determinar su idoneidad para la admisión al noviciado.

Los Promotores Vocacionales Jesuitas sirven como primer contacto para un investigador y trabajan en estrecha colaboración con el director vocacional para seleccionar e invitar a hombres adecuados al programa de discernimiento de la provincia. Una vez que un hombre está en discernimiento, el promotor busca brindarle apoyo general, consejería de discernimiento e información pertinente.

El discernimiento de una vocación es normalmente un proceso gradual. Se trata de un proceso en el que se ayuda y acompaña al inquiridor mientras continúa descubriendo en oración la voluntad de Dios y creciendo en su relación personal con el Señor y su Iglesia. Por lo general, se invita al inquiridor a asistir a los eventos vocacionales jesuitas y se le proporcionan otros recursos que le permiten conocer mejor a la Compañía de Jesús y que la Compañía conozca mejor al hombre. El director vocacional es quien determina si un inquiridor es considerado un candidato que eventualmente puede solicitar su admisión al noviciado y también establece cuándo podría hacerlo.

Si bien los detalles precisos del proceso de admisión pueden diferir un poco según la provincia o región, es probable que incluya los siguientes elementos:

  • Presentación de una autobiografía espiritual.
  • Entrevistas con varios jesuitas y, posiblemente, con un colega jesuita.
  • Una evaluación psicológica.
  • Envío de un formulario de solicitud, expedientes académicos, informes financieros, cartas de recomendación.
  • Exámenes médicos.
  • Verificación de antecedentes.

Cada provincial toma la decisión final sobre la aceptación de un candidato para comenzar el noviciado.

El 19 de febrero de 2019, el Superior General Jesuita, Rev. Arturo Sosa, S.J., anunció las cuatro Preferencias Apostólicas Universales de la Compañía de Jesús durante la próxima década. Estas fueron establecidas a través de un fructífero proceso de discernimiento que duró casi dos años. Todos los jesuitas fueron invitados a participar del mismo, que también incluyó a muchos compañeros de misión representativos. El proceso concluyó con una validación del Papa Francisco en un encuentro especial que tuvo con el P. Sosa.

Las cuatro Preferencias Apostólicas Universales son:

  1. El discernimiento y los Ejercicios Espirituales : Ayudar a las personas a encontrar a Jesucristo y seguirle.
  2. Caminar con los excluidos: Caminar con los pobres, los vulnerables, los excluidos y aquellos que la sociedad considera indignos, en una misión de reconciliación y justicia.
  3. Acompañar a los jóvenes en el camino: Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro lleno de esperanza.
  4. To collaborate in the care of our Common Home.

Los novicios suelen ingresar a la Compañía de Jesús a través de su provincia local. Si eres de un área fuera de la Conferencia de Canadá y los Estados Unidos, te recomendamos que consultes primero con tu comunidad jesuita local. 

Te presentamos a continuación una lista de las conferencias jesuitas en todo el mundo:

Resumen de las conferencias jesuitas de la Curia de Roma

Jesuitas de África y Madagascar

Jesuitas de América Latina y el Caribe

Jesuitas de Europa y Oriente Próximo

Jesuitas de Asia Pacífico

Jesuitas del sur de Asia

Te animamos a explorar los ministerios y carismas de las numerosas congregaciones de religiosas, muchas de las cuales siguen el carisma ignaciano. Si radicas en los Estados Unidos, clic aquíSi vives en Canadá, clic aquí

Conversa con un Jesuita? que esté cerca de ti

¡Solo haz clic en la región en la que vives y ponte en contacto con un jesuita hoy!

Copyright © 2020. All Rights Reserved

Nos emociona saber de ti

Estamos emocionados por saber de ti.

Complete the form to speak with a Jesuit.

Provincia Del Este

P. Adam Rosinski, SJ

Promotor vocacional

La Provincia del Este de los Estados Unidos es una de las cinco provincias de la Conferencia Jesuita de Canadá y los Estados Unidos, que incorpora la parte oriental de los Estados Unidos desde Maine hasta Georgia y el distrito de Columbia. Los jesuitas de esta provincia también viven y sirven en Micronesia y Fiji. La provincia incluye colegios y universidades como College of the Holy Cross y Georgetown University, escuelas secundarias como Fordham Preparatory School y Cristo Rey Jesuit High School en Baltimore, y una serie de escuelas pre-secundarias, parroquias, centros de retiro y varias otras obras.

El P. Adam Rosinski, SJ, es el promotor vocacional de la Provincia del Este. Eso significa que el P. Rosinski es responsable de acompañar a los hombres que están discerniendo una vida en la Compañía de Jesús. Ha sido jesuita durante 11 años, y durante ese tiempo ejerció el ministerio en hospitales, sirvió como capellán atlético universitario, enseñó en escuelas secundarias, trabajó como párroco y ejerció también el ministerio como director espiritual. 

¡El P. Rosinski estará encantado de responder TUS preguntas sobre la vida de los jesuitas! No dudes en enviarle un correo electrónico directamente a arosinski@jesuits.orgo, mejor aún, envía tu información de contacto en el formulario de arriba y alguien del equipo del P. Rosinski se comunicará contigo lo antes posible. 

Fill out the form below to speak with a Jesuit.

Provincia Del Oeste

P. Julian Climaco, SJ

Promotor vocacional

La Provincia del Oeste de Estados Unidos es una de las cinco provincias de la Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos. Comprende diez estados: Alaska, Arizona, California, Hawái, Idaho, Montana, Nevada, Oregón, Utah y Washington. Los jesuitas en el oeste son un grupo diverso de hombres que sirve a Cristo y a su Iglesia en 19 instituciones educativas, 13 parroquias, 2 centros de retiro y otros ministerios sociales y pastorales como Industrias Homeboy, la Iniciativa Jesuita de Justicia Restaurativa (JRJI por sus siglas en inglés), la Iniciativa Kino Border (KBI), las Misiones Nativas Americanas y el Ministerio de Cristo para adultos jóvenes, por nombrar solo algunos.

El P. Julian Climaco, SJ, es el promotor vocacional de la Provincia del Oeste de Estados Unidos. Eso significa que el P. Julián es responsable de acompañar a los hombres que están discerniendo una vida en la Compañía de Jesús. Ha sido jesuita durante dieciséis años y sacerdote durante cinco años. En el transcurso de ese tiempo, ha enseñado teología y música en la escuela secundaria, ha sido voluntario en una clínica de salud pública para inmigrantes indocumentados y se ha desempeñado como vicario parroquial en una de las parroquias jesuitas más grandes del noroeste del Pacífico. ¡El P. Julian está aquí para responder a tus preguntas sobre la vida jesuita! Envíanos tus datos y el P. Julian se comunicará contigo lo antes posible.

Fill out the form below to speak with a Jesuit.

Provincia Central Y Sur

P. Eddie Gros, SJ

Promotor vocacional
Provincia Central Y Sur

P. Robert Murphy, SJ

Promotor vocacional

La Provincia Central y Sur de Estados Unidos es una de las cinco provincias de la Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos. La provincia abarca 13 estados desde Florida hasta Colorado, el territorio de Puerto Rico y la nación de Belice. Servimos al pueblo de Dios en siete centros de retiro y espiritualidad, y en 14 parroquias. Continuamos la tradición de la educación jesuita en seis instituciones de educación superior, 12 escuelas secundarias, una escuela media y un instituto de investigación social.

Tenemos dos promotores vocacionales encargados de acompañar a los hombres que están discerniendo una vida en la Compañía de Jesús.

P. Eddie Gros, SJha sido sacerdote jesuita durante 40 años. A lo largo de su ministerio se ha desempeñado como maestro, misionero y pastor.

P. Robert Murphy, SJha sido sacerdote jesuita durante seis años y se ha desempeñado como ministro universitario, preparador físico y fisioterapeuta. También se desempeñó como vicario parroquial en una parroquia bilingüe.

Ellos están listos para responder tus preguntas sobre la vida de los jesuitas. Envía tus datos de contacto y el P. Gros o el P. Murphy se comunicarán contigo lo antes posible.

Read More

Fill out the form below to speak with a Jesuit.

Provincia De Canadá

P. Edmund Lo, SJ

Promotor vocacional
Provincia De Canadá

P. Bonifacio MBOUZAO, SJ

Promotor vocacional
Provincia De Canadá

P. John O'Brien, SJ

Director de vocaciones

La Provincia de Canadá es una de las cinco provincias jesuitas en la Conferencia Jesuita de Canadá y los Estados Unidos, y que incluye las diez provincias canadienses y tres territorios. Aquí están incorporadas: Campion College en Regina, Loyola High School en Montreal, Manresa Jesuit Spiritual Renewal Center en Pickering, y Our Lady of Lourdes Parish en Toronto.

El P. Edmund Lo, SJ, es promotor vocacional de la Provincia de Canadá y también de Haití. Eso significa que el P. Edmund es el responsable de acompañar a los hombres que están discerniendo una vida en la Compañía de Jesús. Ha sido sacerdote jesuita durante más de dos años. En ese tiempo trabajó principalmente con adultos jóvenes en todo Canadá, ocupándose de la pastoral universitaria en las universidades, dirigiendo retiros para adultos jóvenes y ofreciendo talleres sobre la espiritualidad ignaciana, particularmente, sobre las reglas de San Ignacio para el discernimiento de los espíritus.

El P. Boniface Mbouzao, SJ, es promotor vocacional de la Provincia de Canadá, principalmente en Quebec. Ha sido jesuita durante casi 23 años y sacerdote durante los últimos 5 años. Tiene un doctorado en ingeniería informática y ha fundado un programa de discernimiento vocacional llamado “CAMINO-VOCACIÓN” que ofrece a los jóvenes un año de discernimiento vocacional basado en los Ejercicios Espirituales en la vida diaria. Este programa recibe un promedio de diez jóvenes al año.

El P. John O’Brien, SJ, es el director de vocaciones de la provincia de Canadá. Eso significa que es el responsable de guiar a los hombres que están discerniendo una vida en la Compañía de Jesús a través del proceso de admisión. Es sacerdote jesuita desde 2017. A lo largo de ese tiempo ha impartido muchos retiros ignacianos a jóvenes adultos y profesionales de todo el país.

¡Estos jesuitas están aquí para responder TUS preguntas sobre la vida de los jesuitas! Envía tus datos de contacto y uno de ellos se comunicará contigo lo antes posible.

Read More

Fill out the form below to speak with a Jesuit.

Estamos emocionados por see you.

Complete the form to request more information.

Provincia Del Medio Oeste

P. Michael Rossmann, SJ

Promotor vocacional

Get in touch with Fr. Michael. Call his cell – (765) 537-8482 – or send him an email.

El P. Michael ha sido sacerdote jesuita durante tres años. Nacido en Iowa y residente en Chicago, el P. Michael ha enseñado durante varios años en África Oriental, ha trabajado con estudiantes universitarios y ha iniciado la “Homilía de un minuto” (“One-Minute Homily”) en las redes sociales. Le gusta leer, correr y ver la NBA.

Provincia Del Medio Oeste

P. Bill Murphy, SJ

Promotor vocacional

Get in touch with Fr. Bill. Text his cell – (616) 294-0723 – or send him an email.

El P. Bill llegó al equipo de vocaciones hace cinco años después de servir como presidente de la escuela secundaria San Ignacio en Cleveland, Ohio. Orgulloso de Michigan, el P. Bill se considera un verdadero hombre del medio oeste ya que ha vivido en Chicago, Cincinnati, Cleveland, Detroit, Indianápolis, Louisville y Omaha. En su tiempo libre, al P. Bill le encanta leer, ver hockey, jugar golf y andar en bicicleta.

El P. Michael Rossmann, SJ, y el P. Bill Murphy, SJ, sirven como promotores de vocaciones para los jesuitas del Medio Oeste. Juntos acompañan a hombres que disciernen una vida en la Compañía de Jesús, sirviendo en los 12 estados de la provincia del Medio Oeste. Al P. Bill y al P. Michael les apasiona compartir información sobre la vida de los jesuitas, responder preguntas y acompañar a los jóvenes en el discernimiento. Envía tus datos de contacto y ellos se comunicarán contigo lo antes posible. They are passionate about sharing information on Jesuit life, answering questions, and accompanying young men in discernment. Submit your information, and they will get back to you ASAP.

La Provincia del Medio Oeste es una de las cinco provincias de la Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos. Comprende doce estados: Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Michigan, Minnesota, Nebraska, Dakota del Norte, Ohio, Dakota del Sur, Wisconsin y Wyoming. Los jesuitas del Medio Oeste trabajan en escuelas secundarias, centros de retiro, parroquias, universidades y otros ministerios. Si sigues el “March Madness”, probablemente reconozcas a las universidades jesuitas del Medio Oeste como Creighton, Marquette, Xavier y Loyola Chicago.

Read More

Fill out the form below to speak with a Jesuit.